El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Haga click para ampliar

Testimonios

TESTIMONIO DE EDDY CAMARGO

EDAD. 53 AÑOS

FECHA DE COLOCACIÓN DE BALÓN: ABRIL 2.009

SITIO DE RESIDENCIA: BOGOTÁ, COLOMBIA

Para mí, tener problemas con mi peso no solo significaba un problema estético, también de salud. Durante los últimos años sentí como mi cuerpo se deterioraba lentamente por mi exceso de peso. Llegué a pesar 105 Kgs. En las noches no dejaba de roncar. Empecé a padecer inicios de Diabetes y de aumento de Tensión Arterial. Los dolores en mis articulaciones empeoraron y definitivamente me sentía como “lento”. Aunque soy médico y atiendo miles de pacientes cada año, antes de contactar al doctor Eduardo Silva no había encontrado ninguna solución que pusiera fin al deterioro de mi calidad de vida. Si hubiera pensado en el Balón Intragástrico desde el principio hubiera evitado hacer tantas dietas y tratamientos médicos, que no me produjeron ninguna pérdida de peso significativa. A mis 53 años y con ayuda del doctor Silva logré bajar 21 kilogramos en siete meses. También, aprendí a cambiar mis hábitos alimenticios de manera permanente. No sólo me siento y me veo más joven con mi nueva apariencia física; lo más importante es que, ya no tengo azúcar elevada, problemas de tensión arterial, ni de sueño y mis articulaciones no duelen. ¡No pensé que un aditamento tan pequeño como el Balón pudiera mejorarme tanto!

La vida de una persona obesa no es fácil, eso lo sabemos todos los que la vivimos, pero no es el fin. Es duro no encontrar ropa que te sirva, o que si te sirve, te guste; es complicado hacer algún deporte o tener una buena salud cuando tienes el inconveniente del sobrepeso. El doctor Silva entendió más que nadie mis problemas, por eso con el Balón Intragástrico, una dieta balanceada y una rutina de ejercicios pude cambiar mi vida. Como la mayoría de las personas obesas nunca fui amigo de las dietas. Pero con mi médico fue una dieta diferente. En primer lugar, me funcionó y en segundo lugar, no tuve que pasar por la terrible sensación de hambre, pues una de las ventajas del Balón Intragástrico, además de no producir efectos secundarios, o dejar cicatrices es que ayuda a controlar la ansiedad de comer, ya que disminuye el apetito considerablemente. Como médico sé, que no hay nada más importante que la salud, he trabajado toda mi vida ayudando a mantener la salud de mis pacientes; me siento muy feliz de haber encontrado un colega que hiciera lo mismo por la mía.