El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Haga click para ampliar la foto

Testimonios

TESTIMONIO DE VIVIANA QUINTERO

EDAD: 24 AÑOS

FECHA DE COLOCACIÓN DE BALÓN: MARZO 2009

SITIO DE RESIDENCIA: TORONTO, CANADÁ

Lentamente mi cuerpo fue cambiando, y en los últimos y 5 años aumenté casi 20 kgs. No soy una mujer alta (mido 1,56 mts y pesaba 75 kgs) y esto me hacía sentir incómoda y a veces con depresión. Intenté dietas, ejercicio y otras opciones sin resultados. Soy enfermera profesional en un Hospital de Toronto, Canadá. Vivo en una ciudad donde el invierno golpea fuerte y la falta de actividad aumenta a veces la ansiedad por comer y el verano que es alegre, me aburría por mi exceso de peso, pues no era tan cómodo ponerme poca ropa y dejar ver mis kilos de mas.

Tengo 24 años y tuve la fortuna de viajar desde mi lugar de residencia, Canadá, hasta un país maravilloso como Colombia, para conocer al doctor que cambió mi vida para siempre.

Conocí al doctor Eduardo Silva por su página web, empecé a escribirle el año pasado con la esperanza de mejorar mi figura y mi deteriorada calidad de vida. Recibí información sobre el Balón Intragástrico y después de varios intercambios de e-mails con el doctor Silva, tuve la seguridad de que viajar a Bogotá sería la mejor opción para poner fin a la obesidad, que siempre me había perseguido a lo largo de casi toda mi vida. No me equivoqué. Ahora, me siento muy feliz, después de haber bajado 18 kilos con el Balón Intragástrico. Tenía algunas dudas, porque no creía del todo que un aparato tan pequeño como el Balón me fuera ayudar a perder tanto peso. Los primeros tres días posteriores al procedimiento sentí un poco de nauseas y mareos, pero el Dr. Silva me recetó algunos medicamentos para controlar esa sensación. Para mí fue muy importante que mi Doctor estuviera pendiente en todo el proceso de cambio, aconsejándome sobre la rutina de ejercicios más adecuada y apoyándome para cambiar de manera definitiva los malos hábitos alimenticios que me hicieron acumular tanta grasa.

No solo tuve uno de los mejores viajes de mi vida, también me quité una especie de complejo que me hacía una mujer desdichada e insegura. Ahora me siento completamente a gusto con mi cuerpo. Pero, lo más importante es que actualmente mi familia y yo vivimos felices porque nos quitamos un gran peso de encima: el de mis kilos de más.